¿Dónde compro fuagrás?

En Francia, el fuagrás está disponible en todas partes durante todo el año. Recuerdo que mis amigos estadounidenses se sorprendieron al encontrar fuagrás en las gasolineras de las autopistas y, por mucho que les dijera que se trataba de fuagrás insípido y de producción masiva, se asombraron al encontrar allí un producto de lujo junto a botellas de champán (también de calidad muy estándar y a un precio inflado).

 

En definitiva, hay fuagrases y fuagrases, y elegir dónde comprar este manjar excepcional es importante:

 

  • En supermercados:

 

Los supermercados han democratizado el producto, haciéndolo accesible a la clase media francesa para ocasiones especiales.

 

De este modo, también han hecho bajar los precios y la calidad, obligando a las empresas a producir en cantidades industriales y utilizando las mismas técnicas que en otros sectores agroalimentarios: producción en masa, animales hacinados en establos gigantescos y conocimientos artesanales sustituidos por trabajadores no cualificados, con poco dominio de un proceso de fabricación preciso y exigente.

 

Los supermercados suelen ofrecer una gama de productos, desde el fuagrás barato que suele fabricarse en Centroeuropa hasta el más caro y de mejor calidad.

 

Sin embargo, al igual que ocurre con los excelentes vinos blancos dulces como un Sauternes o las trufas negras de Périgord, es raro encontrar los mejores productos en un supermercado.

  • En carnicerías y charcuterías:

 

Las marcas de fuagrás que se venden en una carnicería o una charcutería son un indicador muy fiable de la calidad que ofrecen.  Conocer las marcas disponibles ayudará a entender si los productos que se ofrecen han sido suministrados directamente por un productor de calidad del suroeste de Francia o si han sido comprados a un gran mayorista como Metro, Carrefour o Costco.

 

Reconocer las marcas de calidad (y, de hecho, el respeto de las normas de bienestar animal) es útil para decidir si se compra fuagrás al comerciante o se «pasa de largo».

 

Por desgracia, las sorpresas buenas son escasas, aunque, afortunadamente, todavía existen.  Algunos minoristas independientes serios ofrecen fuagrás de calidad que han obtenido de un artesano local.  Pagarás un poco más por el fuagrás de un carnicero, así que asegúrate de que, si lo compras, sea de buena calidad.

  • En los mercados del suroeste:

 

En estos establecimientos, las sorpresas desagradables son muy raras. A los buenos comerciantes no les gustan los que consideran que abusan de los turistas ofreciéndoles productos de mala calidad, como, por ejemplo, cuando se da a entender que los productos son del suroeste cuando han sido producidos en otro país.

 

Debes saber que, en Francia, en realidad, no tenemos el concepto de grado o calidad (siendo la A la mejor calidad, la B de una calidad media y la C de una calidad estándar) en el contexto del fuagrás.  Esto se debe a que ningún cliente querría comprar un fuagrás que no fuera de grado A, aunque se destinara simplemente a hacer una salsa para servir sobre la carne o la pasta.

 

Si visitas el suroeste, ten paciencia y elige los comercios donde la espera se a más largo. Por lo general, tendrán los mejores productos.

 

Así que, si estás en Francia, mete algo de fuagrás en tu maleta (evidentemente, depende del país, pero muchos aduaneros serán permisivos y no te pondrán problemas si las cantidades son razonables).

En conclusión, comprar un fuagrás de buena calidad no es sencillo.  Sin embargo, Internet puede ser útil para ayudar a identificar el mejor producto para comprar.

 

Incluso mejor, puedes buscar las etiquetas IGP o la roja, así como las medallas y premios que ha ganado el productor del fuagrás. Eso son indicadores sumamente fiables. Evita el fuagrás que contenga colorantes o conservantes. Y, por supuesto, desconfía de los comerciantes con precios bajos. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

 

Y si no quieres arriesgarte, puedes comprar el mejor fuagrás al mejor precio eligiendo un fuagrás en Fuagrás Gourmet, que se abastece de una selección de los mejores productores del suroeste. Las cestas permiten degustar diferentes fuagrases a un precio aún mejor y, siempre que se cumplan los requisitos de gasto, los productos te llegarán gratis con DHL exprés.