Foie gras entero de pato

Descubra nuestra gran selección de foie gras de pato. 


Este foie gras entero de pato está cocinado a fuego lento manteniendo y respetando la tradición de la forma tradicional de hacer el foie en el suroeste de Francia. 
 
 
En cuanto al sabor, cada fabricante prefiere preservar la singularidad de cada uno de sus diferentes tipos de foie gras enteros de pato: desde el sabor equilibrado del foie gras del Périgord, al sabor más fuerte del foie gras del Suroeste o al pronunciado sabor del foie gras entero de pato en su punto. 
 
 

Ver:
Ordenar Por:

El fuagrás procede del hígado de un pato u oca expresamente cebados.

Mientras que el fuagrás de oca era mucho más popular en el siglo pasado, el fuagrás de pato ahora se consume más y se disfruta por su textura más firme y su sabor más consistente.

El fuagrás entero está hecho de un solo fuagrás (un lóbulo o parte de un lóbulo de fuagrás).

Cuando se corta, tiene un bonito color uniforme. Sencillamente se condimenta un poco inmediatamente antes de la cocción. El número limitado de condimentos permitidos está estrictamente controlado por la normativa: solo se permiten la sal, el azúcar, las especias, las plantas aromáticas, los aguardientes, los licores y los vinos.

En definitiva, ¡cuanto más sencilla sea la receta, mejor será el fuagrás!

El fuagrás puede trufarse con trufa negra del Périgord (también conocida como «caviar» o «diamante negro») para crear otra de las especialidades de Francia. Se mezclan unas tiras finas con el fuagrás en una receta de prestigio para complacer al paladar con su extravagante e inolvidable aroma (no dudes ponerte en contacto con nosotros si quieres degustar un fuagrás trufado).

Fuagrás de pato entero en tarro.

Si se esteriliza a unos 110 °C y se cierra en un tarro o una lata de metal, el fuagrás puede conservarse durante varios años en un lugar fresco y seco (de 10 a 15 °C). Su textura es más firme que la del pato semicocido, pero el sabor se afina con el tiempo y la textura se suaviza entre seis meses y un año. La fecha de caducidad corresponde a un tiempo de maduración óptimo de cuatro años.

La IGP (Indicación Geográfica Protegida) del fuagrás de pato del sudoeste garantiza que los animales (patos u ocas) han sido criados, sacrificados y elaborados en la región. Los productores están obligados a respetar una serie de condiciones (sacrificio a los 3 meses como mínimo, alimentación forzada con maíz producido en el suroeste, etc.).

Los requisitos de la etiqueta roja (label rouge) del fuagrás de las Landas es más exigente. El periodo de cría de al menos 91 días va seguido de 14 días de alimentación forzada exclusivamente con maíz en grano y no con lodo. Pero la producción sigue siendo privada (menos del 5 % del total de la IGP) debido al mayor coste de producción.

Junto con la trufa y el caviar, el fuagrás de pato es un elemento esencial de las prestigiosas comidas gourmet francesas. El fuagrás cortado en delicadas lonchas y servido sobre pan o en ensaladas, con una copa de vino, es para muchos franceses el entrante perfecto y la mejor opción alimenticia para comenzar una comida, ya sea formal o incluso en una caja de comida francesa como parte de un picnic.

En Francia, rara vez se utiliza un «grado» (desde la A, la mejor calidad, a la C, una calidad más estándar) para indicar la calidad del fuagrás. Sin embargo, el fuagrás de menor calidad es el que se utiliza en la elaboración de productos vendidos como paté de fuagrás o mousse de fuagrás.

En Espinet, Castelnau o Canard, solo se utiliza el fuagrás de mejor calidad para producir un fuagrás entero o un bloque de fuagrás. El proceso es el mismo para la marca Fuagrás Gourmet.